domingo, 24 de octubre de 2010

Historia de la Aerografía. Parte 2.

HISTORIA DE LA AEROGRAFÍA
DUROS COMIENZOS

Compilado por José L. Parada C.
Director, Profesor
Action Art Europe
Escuela de Aerografía
Barcelona, España.



Siglo XIX

1839

La invención de los rotativos y sistemas de impresión, dieron lugar, luego de la aparición de la fotografía, una nueva alternativa para el naciente retoque fotográfico.  Al desencadenarse la Revolución Industrial, los medios de comunicación fueron el medio para crear las primeras redes de información a distancia y sostenerse de uno de los principales motores del comercio: La Publicidad.  Este mundo exigió de inmediato nuevas formas de ilustrar impresos para vender una imagen.  Las Artes Gráficas nacieron de esa necesidad; fueron primeramente la Ilustración y el Cartelismo quienes llevaron las riendas de esa corriente.
Para esa época, esos oficios eran considerados inferiores.  Los artistas impulsados por una voluntad de implantación social, osaron iniciarlo ante la imperiosa necesidad económica que abrasaba a la sectarista Europa.
Los precursores de este movimiento fueron Walter Crane, Jules Chéret y el famosísimo Toulouse-Lautrec.
El Cartelismo tuvo su apoyo en Suiza y posteriormente en Alemania.  La Ilustración comercial inició sus pasos en Francia, Inglaterra y su excelencia se mantuvo en Italia y muy posteriormente en España.




1878
Los Primeros Pasos

Abner Peeler invetó el sistema de aerografía americana.  Los sistemas de impresión sirviéndose de la fotografía, pudieron familiarizar la imagen junto con los textos, la ilustración debía utilizar medios para ser mas inmediatas las ilustraciones que hasta ese momento se valían de métodos tradicionales.  Los primeros intentos por atomizar tinta fueron un fracaso, los suministros de aire tan sólo pretendieron utilizar los sistemas de compresión neumática o de los barcos de vapor que se conocían, sin embargo, esta insistencia llevó a los ingleses a diseñar un aparato que lograra este objetivo...y lo consiguieron.






1883
   Taller o maternidad

Liberty Walkup fundó Rockford airbrush.  Esta pequeña compañía reunió a un pequeño grupo de artistas que se familiarizaron de inmediato con aquel precario y curioso artefacto, sus pruebas de fondeado acuarelado sobre papel aligeró el acabado de los artes finales, pero aquella compañía era nueva, el apoyo no fue el esperado, las grandes editoriales e imprentas tenían sus intereses en otros objetivos.





1888
La Insistencia

El  Dr. Allen Devilbiss inventó un atomizador para los sistemas nuevos de compresión.  La odontología que también daba sus primeros pasos, absorvió los peligrosos avances de la tecnología para sus aplicaciones, el sistema de compresión parecía más seguro para pintar que para operar, una manguera más delgada que mantuviera constante la presión adecuada fue de mucha ayuda para el extraño artefacto que no terminaba de bautizarse.  Los intentos por pintar más rápido obsecionó más a los técnicos del naciente y codicioso diseño industrial que a los propios artistas, de hecho, quienes aplicaron la nueva alternativa de pintar por atomización fue la Ford.  A pesar de aceptación industrial, los artistas al no encontrar lógica a su apliación inmediata, optaron retomar a las tradicionales formas de ilustrar.



1891
La Primera Producción

Thayer  y Chandler estableció la primera manufactura de aerografía por una prometedora compañía. Los ingleses decididos a implantar un nuevo sistema de ilustrar, recurrieron a diseñadores industriales hasta darle forma casi definitiva al aparato que finalmente denominaron "Airbrush", aerógrafo o pincel de aire.  El diseño final no dista mucho del que hasta hoy se sigue produciendo.  Una vez bautizado el aerógrafo, su rechazo cultural fue rotundo por cuestiones paradigmáticas.

1893
A río Revuelto

Charles Burdick patentó el aerógrafo y fundó su propia compañía: Fountain Brush Co.  Probando todo tipo de alternativas económicas y comprobando que la Gran Bretaña estaba muy ocupada, tomó el mismo el proyecto y se marchó a Los Estados Unidos.



1895
¿La Adopción?

El abandonado retoño fue adoptado de inmediato.  La aerografía como se conoce hoy día nació en Chicago, al ser patentada, su marca fue automáticamente reconocida y se le considera natural de Norteamérica.  Esta polémica todavía se disputa el crédito de su nacimiento. Esta naciente problemática sería el estigma que nunca podría separar el aerógrafo tanto de su historia como de su fascinante paso por el arte y la historia, que ahora a duras peleas se iniciaba.



Proxima entrega.  La Aerografía y el Siglo XX



Datos y Técnicas No.1

PLANTILLAS Y ENMASCARAMIENTOS.

por José Luis Parada C.
Aerografista y Director
Action Art  Europe
Escuela de Aerografía Profesional
Barcelona, España.

Hablar de aerografía es sinónimo de estos dos términos, que sin ser hoy indispensables, extrañamente en la última década, he venido observando su desmesurado resurguimiento en comercios, tutoriales, workshops y publicidades. Tanto unas como los otros, forman parte importante del proceso de ilustración con los que se consiguen dos efectos destacables en cada trabajo: La separación dura entre primeros y segundos planos, y destacar efectos y texturas unos de otros. Para algunos profesionales, resultan muy útiles porque les ayudan a resolver efectivamente el objetivo que desean, puesto que el uso de las plantillas y los enmascaramientos suponen la separación de planos, esto quiere decir que el diseño escogido por el artista justifica que los elementos que lo componen no están necesariamente integrados a su atmósfera o fondo, de lo contrario, parecería un collage o una reunión de elementos pegados unos sobre otros, y eso, no es aerografía.  Creo que muchos no lo tienen muy claro, pero es bueno saber que para los aprendices, el uso inadecuado de las plantillas y los enmascaramientos podrían convertirse en indispensables, con lo cual, se podría pensar que todo lo que se hace con la aerografía necesita obligadamente de ambos recursos técnicos, cosa que es falsa.
Así como acostumbrarse al calco y la cuadrícula envician el dibujo y le hacen perder al dibujante su soltura manual y fugaz de las proporciones, las plantillas y los enmascaramietos, igualmente, pueden causarle al aerografísta un verdadero calvario, porque usarlos abusivamente, convierte a cada trabajo en un proceso verdaderamente lento, tortuoso y hasta latoso, porque se podrían invertir tantas horas en un trabajo, como el tiempo mismo de pintarlo por completo, y si un enmascaramiento está mal resuelto o una plantilla está mal colocada, la pintura se filtrará y acomodar el error podría sacar a cualquiera de sus casillas.
Por eso, dedicaré este capítulo a informar al respecto de ambos recursos  para hacerles más fácil el arduo proceso de separar elementos en sus composiciones para que les queden bien.







SOBRE LAS PLANTILLAS.

En la escuela tenemos por ley enseñar al alumno a analizar la referencia que escogerá para trabajar y qué busca captar con ella, precisamente durante ese proceso, nos damos cuenta si dicho trabajo requerirá tanto plantillas como enmascaramientos. De ser así, entonces le indicamos al estudiante los materiales adecuados para resolverlo rápido y eficazmente, y lo hacemos con él.
Una plantilla es un recurso técnico que se usa en aerografía para aislar una figura del fondo u atmósfera que lo rodea.  La plantilla es prácticamente todo el dibujo y la forma del elemento. Podemos usar la plantilla tanto para aislar la figura del fondo, como para lo contrarior.  En todos los casos, estar atentos a que dicha plantilla esté pegada al soporte adecuadamente es vital para evitar que el aire la debilite y la pintura se filtre, ocasionando errores que luego son engorrosos de ocultar. Un buen aerografista domina ese punto muy bien.







      Existen plantillas pre diseñadas, fabricadas generalmente en acetato para hacerlas fáciles de manipular y limpiar.  Ya viene troqueladas o en series y son muy buenas para hacer efectos sencillos y atractivos a los trabajos.
También pueden haber plantillas diseñadas por nosotros para resolver una figura específica que estamos pintando, de ser así, entonces recomendamos materiales como estos:


Las películas flexibles adehesivas sirven para pegarse sobre el soporte y ser cortadas directamente, es bueno saber que los cúters, exactos, cuchillas, bisturís, hojillas, etc.
que se quieran usar, podrían herir o cortar también el soporte. Un aerografista debe ir desarrollando buen pulso y sutileza en sus cortes, porque una plantilla bien cortada es sinónimo de profesionalismo, limpieza y  pulcritud. Las películas de buena calidad pueden pegarse y despegarse sin el temor de romper, dañar o dejar residuos de pegamento sobre el soporte.  Igualmente podemos usar láminas de acetado como adjuntamos debajo, e igualmente utilizar sprays adeherentes con el mismo fin.
Lo mejor de estos recursos es que rinden mucho en comparación con su precio y se pueden usarse sobre muchos tipos de soportes.







Sobre los Enmascaramientos


Como su nombre refiere, enmascarar es poner una máscara o un recubrimiento sobre la plantilla o área de trabajo que no queremos pintar cuando trabajamos otras áreas del soporte.
Nuestros alumnos saben muy bien que donde llega el aire, llega la pintura y que los aerógrafos, especialmente el simple acción, atomizan de manera ampliada, es decir, a medida que el aerórgafo abre su cono, mayor será el área pintada.  No saberlo y pintar a nuestro aire, podría pintar o contaminar áreas que no deseábamos tocar. Para eso son los enmascaramientos y por lo tanto, también hay que saberlo hacer.
Enmascarar es sinónimo de tener paciencia, atención y seguridad, porque igualmente, los materiales con los que se enmascaran pueden ser los primeros que tenemos cerca y podrían filtrar pintura, tanto por los bordes, como en si mismos, y cuando los quitamos, descubrimos zonas pintadas, coloreadas o contaminadas que no queríamos dañar. Arreglarlas también es engorroso y atrasan el final de nuestro trabajo, porque generalmente para arreglar un error por un enmascaramiento mal hecho, hay que volver a enmascarar.







Para enmascarar sin temor a dañar el trabajo, recomendamos el celo en carrocero o llamado tirro en otros países, igualmente ya venden el celo plástico azulado, muy útil por su flexibilidad y capacidad de aislamiento exacto para bordes difíciles, con un ancho muy pequeño que facilita más estas acciones.  No recomendamos rodear grandes áreas con papel periódico, porque es débil, se humedece rápidamente y lo peor; suelta tinta negra sobre los soportes que luego no se pueden arreglar del todo. El papel bond, kraft o cartulinas resultan mas confiables.
Recuerden secar muy bien antes de quitar los enmascaramientos y no arrancarlos, porque podrían llevarse desagradables sorpressas.
Igualmente pueden usarle líquidos enmascaradores, generalmente usados en la acuarela, para cubir áreas y hacer distintos efectos.



ATREVERSE A MÁS

Durante la década de los 90´s, hubo una fusión entre la ilustración realista y la aerografía, esta experimentación trajo como concecuencia un resultado positivo desde el punto de vista técnico y artístico: Las figuras quedaron automáticamente fusionadas con el ambiente que las rodeaba, dicha integración creo un efecto realista pocas veces apreciadas hasta entonces.
Dutante dicha década, tanto las plantillas como los enmascaramientos pasaron de moda
para darle paso a una nueva ilusión óptica. Esta ilusión pudo llevarse a cabo por dos recursos nada nuevos: Los aerógrafos doble acción, que con su alta precisión lograron delinear bordes sinuosos sin parecer duros y las técnicas mixtas, que lograron crear terminaciones perfectas que igualmente hacían ver primeros y segundos planos de los elementos y las figuras con respecto a su fondo.
En nuestra escuela nos dedicamos a que cada alumno concozca los increíbles resultados que esta tendencia histórica marcó en el mundo aerográfico, porque forman parte de la evolución comercial que la técnica ha dejado en muchos artistas, reconocidos públicamente o no por usarlos con maestría.  Sin embargo, hay otro elemento muy importante que en
Action Art Europe tenemos muy en cuenta para hacer de la aerografía un arte maestro:
El lenguaje, la visión y el conocmiento del color.
Pero de eso hablaremos en la próxima entrega.






domingo, 17 de octubre de 2010

Para saber más


Para saber más. No.1

LOS AERÓGRAFOS

Por José L. Parada C.
Director. Profesor
Action Art Europe
Escuela de Aerografía
Barcelona. España

Los aerógrafos son instrumentos mecánicos para ilustración a base de aire no respirable. Fabricados en acero inoxidable o alumnio y recubiertos de níquel. Pueden limpiarse con agua, limpia cristales, limpiadores multi usos caseros (jamás desgrasantes de cocina) incluso, disolvente universal o thiner.
Un aerógrafo es eterno, salvo sus partes que son recambiables por repuestos cada 6 meses, incluso un año o más.
Muchas marcas y diseños de aerógrafos abundan en el mercado, pero desde 1895, sólo existen dos modelos de aerógrafos que prácticamente han permanecido invariables. El Aerógrafo Simple Acción y el Doble Acción que describiremos a continuación y con los que enseñamos aerografía en nuestra escuela.

Aerógrafo  Simple  Acción

Este aerógrafo debe su nombre a la manera sencilla en que atomiza y pinta.  El sistema de uso de este aerógrafo hace fácil el proceso de aprendizaje de nuestros alumnos.  Consta de 2 partes vitales: El tronco, que se compone de una sola pieza, en la que está calibrado el sistema de conducción de aire y el movimiento del gatillo que deja salir el mismo para poder pintar, y por debajo se enrrosca la manguera que trae el aire desde el compresor hasta el aerógrafo. El Cabezal: Compuesto por la boquilla o (tip), el cono y la aguja.
Las partes que conforman el cabezal del aerógrafo Simple Acción llevan grabadas números (1-3 o 5) o marcas que equivalen a esta numeración, con el fin de identificar los tres tamaños que de manera ascendente, indican el tamaño de las piezas.  Entre más grande sea el número, más grande será la pieza, y en consecuencia, más grande el ancho de aplicación del aerógrafo.
El Simple Acción se usa mucho para hacer trabajos de texturización, fondeados amplios, parejos y planos. Para trabajos de producción artesanal de todo tipo, especial para murales y aplicaciones de muchas plantillas.
El aerógrafo Simple Acción debe su nombre porque enrroscando y desenrroscando la aguja dentro del cono, unidos al cabezal, se determina la cantidad de pintura que se atomiza y el ancho de la misma, se oprime el gatillo y ya está.
No por desmejorar la razón de su uso profesional, el aerógrafo Simple Acción no es un aerógrafo de altísima presición, por lo que muchos trabajos de hiperrealismo, realismo fantástico, impresionantes detalles y acabados perfectos donde se requiere un dominio manual muy preciso, no se aconseja hacerlos con este aerógrafo, ya que por su diseño, lo forzaríamos a realizar una utilidad para la que no fue diseñado.
Sin embargo en la escuela siempre aconsejamos tenerlo en nuestro equipo de trabajo, porque su uso es muy importante y las posibilidades son infinitas.








Aerógrafo  Doble  Acción
Este aerógrafo está lleno de calificativos que sobrevaloran su imagen, cuando en realidad viene siendo el desconocimiento de su uso y de su inadecuada instrucción, lo que  frustra y desmejora la calidad técnica de quienes, sin saberlo usar correctamente, lo abandonan en un cajón, encerrando con él, tanto una mina de oro como sus frustrados sueños de hacer aerografía. Definitivamente, para usar un aerógrafo Doble Acción hay que hacer un curso con alguien que lo sepa usar muy bien y que con dedicación le guste enseñar.
Afortunadamente para eso estamos nosotros.
Como profesor de aerografía profesional, he constatado que han sido los mismos instructores, los atelieres, talleres o como quieran llamarlos, los responsables de que los alumnos o futuros aerografistas, no se conviertan en tales, porque tampoco saben usar el aerógrafo Doble Acción como se debe. ¿En que sostengo mis argumentos? Todo árbol se conoce por sus frutos. Ver el trabajo de un aerografísta profesional, y/o el de sus alumnos, es en parte, constancia de esa realidad. Otra cosa muy distinta es enseñar bien aerografía, y enseñar al aerografista a ser un profesional, pero esa es otra historia.
El Señor de Aerógrafos es más sofisticado, es de alta precisión, usarlo correctamente es lograr detalles increíbles, al punto de presindir de las plantillas y los enmascaramientos, que para  opinión de muchos, incluyéndome, pueden llegar a ser una verdadera tortura y pérdida de tiempo, y en consecuencia  pérdida de dinero.
Pienso que tras décadas, la evolución de la Aerografía como profesión, más que como oficio, debe incluir el desarrollo de la destreza, soltura manual y acertada aplicación de las perfectas atomizadas que se  logran fácilmente con el aerógrafo Doble Acción , es cuestión de saberlo hacer.





El aerógrafo Doble Acción consta de 2 partes compuestas. El tronco que contiene: el tornillo sujetador de la aguja, la aguja, el mango el gatillo, el resorte de va y ven y el gatillo. Todas estas vitales partes deben ser cuidadosamente limpiadas luego de toda una jornada, por lo que cada vez que se deja de trabajar, se ha de desarmar el aerógrafo, limpiarlo y volverlo a armar. Debajo el sistema de control de aire que es interno se enrrosca a la manguera que unida al compresor conduce el aire a su destino.
El cabezal está compuesto por una pieza enrroscable que sostiene el tip o boquilla, y el cono, igualmente vitales, deben lavarse luego de trabajar.
La aguja, el cono y el tip, al igual que el aerógrafo Simple Acción, están enumerados de forma ascendente (1-3-5) o con marcas que las identifican. Ya de por sí, el aerógrafo Doble Acción hace finísimas líneas con un aguja No. 3, imaginemos la No. 1. EL hecho de que la aguja, el cono y el tip estén enumerados, es porque para usarlos deben ser correlativos, es decir, las tres piezas deben tener las misma numeración, ya que una auja No. 5 con entrará dentro de un cono No. 1. La aguja No.1 es muy delgada, la No.3 es menos y la No. 5 más gruesa, igualmente el cono y el tip.
El aerógrafo Doble Acción debe su nombre porque el aerografista puede controlar la salida de aire y la salida de pintura al mismo tiempo y con un solo dedo, ambas acciones realizadas de manera constante y simultánea es el origen que determinó su nombre desde hace mas de 100 años.




    Para la escuela de Aerografía Action Art Europe, es vital que el alumno conozca perfectamente el uso correcto de estos dos aerógrafos.
Durante todo el proceso del curso la destreza que enseñamos a cada alumno en el uso de estos dos aerórgafos, se desarrolla satisfactoriamente en todos los casos, brindando resultados que saltan a la vista.
Con 10 años de experiencia sabemos el poder que tiene la comunicación visual como producto de consumo, así como el contenido conceptual que el artista crea en sus trabajos, y quedan constatados en su pequeño portafolio.  Son estas y nuestra manera de enseñar aerografía las garantías de optener una imagen publicitaria que vende, tanto al aerografista como su cotizable trabajo dentro del mercado y el competitivo mundo de la aerografía, siempre en constante evolución. Ese es tan solo, es parte nuestro trabajo.









Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...