domingo, 2 de noviembre de 2014

HISTORIA DEL KUSTOM 5

HISTORIA DEL KUSTOM 5



1960 – 1964

SURFING U.S.A


La última generación sana.




Redactado y compilado
Por José L. Parada C.
Director fundador
Action Art Europe
Escuela de Aerografía Profesional
Bellas Artes.




Las etapas de transición entre una generación y otra quedan matizadas por diversas circunstancias, cuando nos referimos a la primera evolución del Kustom Culture, es indudable abrir un capítulo especial para analizar dicha transición y cómo trascendió hasta nuestros días. Los primeros cuatro años de la más turbulenta década del siglo XX en lo referente a la política y sus radicales e irracionales justificativos, no podrían pasar desapercibidas para los supervivientes de aquella época.





Pero detengámonos un momento en estos cuatro años, entre 1960 y 1964, donde la historia de la música rock había definido su propio camino y sus tendencias, punto de inflexión con el Kustom Culture el cual rompió su cordón umbilical y paternal con ella y se abría camino a esta “fusión cultural”. La cual, lejos de abrazar el nuevo “UNDERGROUND” de noches desatadas, bailes eternos y desenfrenos corporales, se “enamoró” delo que sucedía en  dos puntos cardinales bien separados, pero estrechamente emparentados por la historia y sus causas contra culturales:
Hawai y California.





Ondeando en las profundas aguas del Kustom Culture, nos encontramos con una inspiración cultural muy poderosa, guerrera, resistente, enajenada, expropiada y entregada semánticamente por la fuerza a formar parte de la cultura americana porque sí. Hawai cuenta en su historia que las presiones ejercidas en 1896 esta dejó de ser un país monárquico para convertirse en una dependencia americana desde entonces.






La antigua cultura de las islas del Pacífico conservó muchas tradiciones y folklore característicos que han perdurado hasta hoy, llenas de mitologías, dolor, fuerza, espiritismo y exuberancia, que el arte deja plasmado en cada intensión de identificar a todo un pueblo que se resiste a desaparecer.







El nacionalismo americano, lastimado por el ataque japonés a Pearl Harbor en 1941, y dándole entrada a U.S.A a la Segunda Guerra Mundial, convirtió a Hawai en un Ícono mundial por excelencia, aquel apóstrofe bélico dio un velo de militarismo y a la vez de redescubrimiento cultural para Hawai que el Kustom ahora estaba dispuesto a hacer suyo para siempre.







En 1960 el joven americano universitario se mostraba ambivalente entre el Status Quo y la “libertad de ser como quería”. Las costas de California no podían pasar por alto nuevas experiencias que provenían de las prácticas de deportes acuáticos oriundos de la Polinesia, Perú y nuestra mencionada Hawai:





EL SURF.




Esta deportiva forma de expresión, fue la preferida de todos aquellos amantes de las olas que encontraban en el mar la integración absoluta de su mente, su cuerpo y la madre naturaleza, inherente en todos los seres humanos. El Surf era toda una disciplina que exigía ser joven, valiente y lanzado, retando al mar y a las habilidades propias de la edad para sentir algo que no se puede explicar con las palabras, y que cada “surfero” entiende a su manera. Pero en lo que todos coinciden es que es: Único e indescriptible.




Cuando el pensamiento de contracultura hawaiano, históricamente contenido fue abrazado por esta nueva generación en busca de libertad, algo quedó claro:
Todo cambió.




Muchos jóvenes ya no podían regresar a sus casas sin sentir que una forma de inadaptabilidad a la sociedad impuesta sería la misma. Sus maneras de ver aquel mundo natural y expropiado, unido al mar y sus legados terminó seduciéndolos pro sus incuestionables nexos históricos cada vez más reclamados, aquellos símbolos de una civilización que no necesitaba de normas impuestas, reglas sociales ni embargos emocionales y ver cómo sobrevivía marginado y autónomo del presente, ató sus pensamientos y los arrancó de sus vidas para siempre. Unos encontraron razón a su existencia adoptando a aquella cultura del pasado, y a otros simplemente….se los llevó la corriente.



Otra manifestación cultural de Hawai que cautivó y se convertiría para siempre en un estandarte de la Kustom Culture fue.



EL TATTO.




La primera forma de expresión corporal que el Kustom Culture adoptó para luego convertir en un camaleón eterno fue el tatuaje. La cultura Tribal característica de las islas del Pacífico fue un verdadero choque para quienes lejos de conocer las verdaderas razones antropológicas que justificaran aquellas prácticas en los hawaianos o polinesios, no sabemos ¿Por qué razón? Adoptaron una anárquica justificación a tatuarse para diferenciarse de todos aquellos que pertenecían a una sociedad común, donde tenían que vivir obedeciendo sin reclamar. El Kustom lejos de obedecer a nadie, adoptó el tatuaje a la vieja usanza de la cultura marinera y ballenera de la época victoriana o de la revolución industrial: " Yo no pertenezco a nadie porque soy diferente".



Para el Kustom Culture el tatuaje fue una manera innovadora de marcarse para diferenciarse de los demás, es decir, de no ser como nadie más y exiliarse de la sociedad contemporánea, porque tatuándose era la única manera de que la gente se les apartara también, y vaya que fue fácil entenderlos cuando lo hicieron.



El tatuaje era visto como una manera de rechazo hacia la sociedad y de la prepotencia contracultural que marca una tribu de otra que no se pueden mezclar ni están dispuestas a convivir en el mismo territorio en paz, aunque estén obligadas a hacerlo: “pertenezco a esto que soy porque yo no soy como tú”.






El tatuaje occidental era usado por personas del mal vivir u obrar, marineros o ex presidiarios. Aquella manera de implantar una idea contracultural generalizada encontró en los tribales hawaianos la guinda del pastel.


Buscar una vida en contacto con la naturaleza, abandonar formas de vida contemporáneas, trabajar toda una vida doblegada a un Estado Omnipotente, ser eternamente joven, libre y sin condiciones, sentir el mar y su poder fue un ideal que la Kustom Culture adoptó de inmediato, arrastrando a miles de jóvenes a un reencuentro destacado por la contradicción, o la ambivalencia generacional que nunca ha cesado desde entonces.




Luego del asesinato de JFK,  su conmoción general, y los cambios políticos que se sucedían en general, la vida de todos esos jóvenes en busca de la libertad y la paz eterna estaba a punto de cambiar, y no sería para nada suave, armoniosa ni esperanzadora.




En el próximo capítulo de la



HISTORIA DEL KUSTOM 6



1964- 1968



LA REVOLUCIÓN CULTURAL

DE LA COSTA OESTE AMERICANA.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...