domingo, 24 de octubre de 2010

Datos y Técnicas No.1

PLANTILLAS Y ENMASCARAMIENTOS.

por José Luis Parada C.
Aerografista y Director
Action Art  Europe
Escuela de Aerografía Profesional
Barcelona, España.

Hablar de aerografía es sinónimo de estos dos términos, que sin ser hoy indispensables, extrañamente en la última década, he venido observando su desmesurado resurguimiento en comercios, tutoriales, workshops y publicidades. Tanto unas como los otros, forman parte importante del proceso de ilustración con los que se consiguen dos efectos destacables en cada trabajo: La separación dura entre primeros y segundos planos, y destacar efectos y texturas unos de otros. Para algunos profesionales, resultan muy útiles porque les ayudan a resolver efectivamente el objetivo que desean, puesto que el uso de las plantillas y los enmascaramientos suponen la separación de planos, esto quiere decir que el diseño escogido por el artista justifica que los elementos que lo componen no están necesariamente integrados a su atmósfera o fondo, de lo contrario, parecería un collage o una reunión de elementos pegados unos sobre otros, y eso, no es aerografía.  Creo que muchos no lo tienen muy claro, pero es bueno saber que para los aprendices, el uso inadecuado de las plantillas y los enmascaramientos podrían convertirse en indispensables, con lo cual, se podría pensar que todo lo que se hace con la aerografía necesita obligadamente de ambos recursos técnicos, cosa que es falsa.
Así como acostumbrarse al calco y la cuadrícula envician el dibujo y le hacen perder al dibujante su soltura manual y fugaz de las proporciones, las plantillas y los enmascaramietos, igualmente, pueden causarle al aerografísta un verdadero calvario, porque usarlos abusivamente, convierte a cada trabajo en un proceso verdaderamente lento, tortuoso y hasta latoso, porque se podrían invertir tantas horas en un trabajo, como el tiempo mismo de pintarlo por completo, y si un enmascaramiento está mal resuelto o una plantilla está mal colocada, la pintura se filtrará y acomodar el error podría sacar a cualquiera de sus casillas.
Por eso, dedicaré este capítulo a informar al respecto de ambos recursos  para hacerles más fácil el arduo proceso de separar elementos en sus composiciones para que les queden bien.







SOBRE LAS PLANTILLAS.

En la escuela tenemos por ley enseñar al alumno a analizar la referencia que escogerá para trabajar y qué busca captar con ella, precisamente durante ese proceso, nos damos cuenta si dicho trabajo requerirá tanto plantillas como enmascaramientos. De ser así, entonces le indicamos al estudiante los materiales adecuados para resolverlo rápido y eficazmente, y lo hacemos con él.
Una plantilla es un recurso técnico que se usa en aerografía para aislar una figura del fondo u atmósfera que lo rodea.  La plantilla es prácticamente todo el dibujo y la forma del elemento. Podemos usar la plantilla tanto para aislar la figura del fondo, como para lo contrarior.  En todos los casos, estar atentos a que dicha plantilla esté pegada al soporte adecuadamente es vital para evitar que el aire la debilite y la pintura se filtre, ocasionando errores que luego son engorrosos de ocultar. Un buen aerografista domina ese punto muy bien.







      Existen plantillas pre diseñadas, fabricadas generalmente en acetato para hacerlas fáciles de manipular y limpiar.  Ya viene troqueladas o en series y son muy buenas para hacer efectos sencillos y atractivos a los trabajos.
También pueden haber plantillas diseñadas por nosotros para resolver una figura específica que estamos pintando, de ser así, entonces recomendamos materiales como estos:


Las películas flexibles adehesivas sirven para pegarse sobre el soporte y ser cortadas directamente, es bueno saber que los cúters, exactos, cuchillas, bisturís, hojillas, etc.
que se quieran usar, podrían herir o cortar también el soporte. Un aerografista debe ir desarrollando buen pulso y sutileza en sus cortes, porque una plantilla bien cortada es sinónimo de profesionalismo, limpieza y  pulcritud. Las películas de buena calidad pueden pegarse y despegarse sin el temor de romper, dañar o dejar residuos de pegamento sobre el soporte.  Igualmente podemos usar láminas de acetado como adjuntamos debajo, e igualmente utilizar sprays adeherentes con el mismo fin.
Lo mejor de estos recursos es que rinden mucho en comparación con su precio y se pueden usarse sobre muchos tipos de soportes.







Sobre los Enmascaramientos


Como su nombre refiere, enmascarar es poner una máscara o un recubrimiento sobre la plantilla o área de trabajo que no queremos pintar cuando trabajamos otras áreas del soporte.
Nuestros alumnos saben muy bien que donde llega el aire, llega la pintura y que los aerógrafos, especialmente el simple acción, atomizan de manera ampliada, es decir, a medida que el aerórgafo abre su cono, mayor será el área pintada.  No saberlo y pintar a nuestro aire, podría pintar o contaminar áreas que no deseábamos tocar. Para eso son los enmascaramientos y por lo tanto, también hay que saberlo hacer.
Enmascarar es sinónimo de tener paciencia, atención y seguridad, porque igualmente, los materiales con los que se enmascaran pueden ser los primeros que tenemos cerca y podrían filtrar pintura, tanto por los bordes, como en si mismos, y cuando los quitamos, descubrimos zonas pintadas, coloreadas o contaminadas que no queríamos dañar. Arreglarlas también es engorroso y atrasan el final de nuestro trabajo, porque generalmente para arreglar un error por un enmascaramiento mal hecho, hay que volver a enmascarar.







Para enmascarar sin temor a dañar el trabajo, recomendamos el celo en carrocero o llamado tirro en otros países, igualmente ya venden el celo plástico azulado, muy útil por su flexibilidad y capacidad de aislamiento exacto para bordes difíciles, con un ancho muy pequeño que facilita más estas acciones.  No recomendamos rodear grandes áreas con papel periódico, porque es débil, se humedece rápidamente y lo peor; suelta tinta negra sobre los soportes que luego no se pueden arreglar del todo. El papel bond, kraft o cartulinas resultan mas confiables.
Recuerden secar muy bien antes de quitar los enmascaramientos y no arrancarlos, porque podrían llevarse desagradables sorpressas.
Igualmente pueden usarle líquidos enmascaradores, generalmente usados en la acuarela, para cubir áreas y hacer distintos efectos.



ATREVERSE A MÁS

Durante la década de los 90´s, hubo una fusión entre la ilustración realista y la aerografía, esta experimentación trajo como concecuencia un resultado positivo desde el punto de vista técnico y artístico: Las figuras quedaron automáticamente fusionadas con el ambiente que las rodeaba, dicha integración creo un efecto realista pocas veces apreciadas hasta entonces.
Dutante dicha década, tanto las plantillas como los enmascaramientos pasaron de moda
para darle paso a una nueva ilusión óptica. Esta ilusión pudo llevarse a cabo por dos recursos nada nuevos: Los aerógrafos doble acción, que con su alta precisión lograron delinear bordes sinuosos sin parecer duros y las técnicas mixtas, que lograron crear terminaciones perfectas que igualmente hacían ver primeros y segundos planos de los elementos y las figuras con respecto a su fondo.
En nuestra escuela nos dedicamos a que cada alumno concozca los increíbles resultados que esta tendencia histórica marcó en el mundo aerográfico, porque forman parte de la evolución comercial que la técnica ha dejado en muchos artistas, reconocidos públicamente o no por usarlos con maestría.  Sin embargo, hay otro elemento muy importante que en
Action Art Europe tenemos muy en cuenta para hacer de la aerografía un arte maestro:
El lenguaje, la visión y el conocmiento del color.
Pero de eso hablaremos en la próxima entrega.






Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...