domingo, 13 de mayo de 2012

HISTORIA DE LA AEROGRAFÍA

HISTORIA DE LA AEROGRAFÍA

Compilada y redactada por 
José Luis Parada Caballero
Director Fundador
Action Art Europe
Escuela de Aerografía Profesional
Bellas Artes
Barcelona, España
WWW.ACTIONART.ES

HISTORIA DE LA AEROGRAFIA.



AL DÍA SIGUIENTE, DE AHORA EN ADELANTE




     A veces pensamos que la historia y la evolución van tomadas de la mano. Es difícil tomar conciencia, y más con el sistema de vida contemporáneo que no ha cumplido 200 años, llegar a imaginarse ¿Cómo era la vida antes de la llegada de las máquinas? No hablo de lo cómica o rudimentaria que la economía, casi netamente doméstica, no podía ya abastecer y satisfacer a una población cansada, hambrienta y al borde del colapso de un sistema de vida feudal y monárquico, es decir: Solo existían un 15% de ricos y un 85% de pobres, que eran los que trabajaban para esa insólita minoría.





      Luego de que el hombre primitivo lograra controlar el fuego, se había esperado demasiado para crear energía artificial, y se consiguió.
     Se supuso que el nuevo sistema político que formaría las repúblicas, los sistemas monetarios y el despertar de la Gran Industria y el Gran Comercio, abonados con los grandes capitales de la banca, sería la última, y mejor etapa que sostendría para siempre la evolución que el mundo tanto necesitaba y que era la cúspide del reinado del hombre sobre la tierra, porque toda esa Biblia del progreso haría aparecer una nueva clase social: La clase media.



     Obviamente el mundo requería abrirse, descubrir y  crear una forma de vida nueva, alimentada por las ciencias, la tecnología y el conocimiento.  Pero… como no todo es perfecto, creo que hubo en todo ese proceso, un pequeño detalle que durante décadas, muy pocos se dieron cuenta de que algo empezaba muy mal, y que en momentos como estos, en este presente, muchos parecen tenerlo muy claro. Lo mal que lo hicieron los políticos y la gran putada que nos tramaron los bancos.




     De todas las situaciones insoportables por las que se padecieron en el siglo XX, reconocidas y gastadas de alimentar sistemas fundamentalistas, que separaron pueblos, iniciaron guerras, acomodaron a países enteros de una manera o de otra por un partido político que juró que tenía la razón, o por un dictador militar o espiritual que ordenó a dedo esto si, esto no, cambiando la historia como fuese de ellos, políticos cambiando fronteras, banderas, leyes, alterando la naturaleza, contaminando y exterminando sistemas enteros por el petróleo, los recursos y la radiación nuclear, enloqueciendo y denigrando a la gente, destruyendo y enfermando lo único que sostenía la filosofía social: La familia. Como eso para usted de contar.


     Con los millones de muertos que eso ha costado, la sangre y lágrimas que se han derramado, todavía faltaba otro detalle más al que agradecerles a los dueños del mundo, lo que ahora también tenemos que aguantar “todos”. El precio por haber trabajado y pensar en tener un techo auque se nos endeudara la existencia.
      Cuando se estudia historia en los colegios, todos nos imaginamos o nos educan con el concepto de que hemos llegado al punto por lo que miles de generaciones dieron lo mejor de sí para que ahora pudiéramos ser libres e independientes, y por ello todos tenemos derecho a disfrutarlo, porque los poderosos que lo dirigían así lo había hecho por el bien de vaya ahora usted a saber: ¿De quién?
 

     Peor error no pudimos cometer al dejar de creer en Dios para creer en ellos. Ahora también pagaremos ese precio. Como todo parece ser un ciclo de acción de reacción, me pregunto si los tiempos en los que solo existían un 15% de ricos y un 85% de pobres ¿Está pronto a  volver a ese punto de origen donde todo comenzó? ¿Y en cuál porcentaje de esas estadísticas iremos a parar nosotros?


     Cuando todo lo que el hombre crea, falla y se derrumba por su propia naturaleza corrupta, inhumana y salvaje. Lo mejor que puedo hacer, es remitirme a una fuerza superior a todas las ambiciones que pretenden destruir lo que no se someta al control, y es justamente: La historia natural.


     Para ello, y por la razón de ondear en nuestro amargo presente, encontrar una sabia, aunque incómoda solución, mientras los dioses del mundo deciden cuando podemos respirar sin su permiso y pagándoles el favor por dejarnos vivir en paz, a ver si tenemos que deshacer todos nuestros planes de vida, para trabajar durante años para pagar todo lo que se han robado. Es analizar las grandes catástrofes.
      La mayor catástrofe, a mi parecer, que supera lo imaginable, fue la que supuestamente, la que acabó con más de 300 millones de años de evolución en menos de un mes: la extinción de los dinosaurios. Peor que eso…Sería la predicción de los Mayas para este 24 de Diciembre.
     Solo los pequeños mamíferos que se organizaron en manadas, creando hábitats en tan espantosas circunstancias, lograron sembrar todo lo que ha sobrevivido hasta hoy, y ponernos a nosotros en el último escalón de ese sistema que sinceramente va muy mal.



     Volviendo al presente, analizando las circunstancias que nos arrastran a ser el 90% de pobres que sobrevive al 10% de ricos que originó este desastre y están pensando: ¿Cómo terminar de quedarse con lo queda?, con impías  almas criminales con nombres y apellidos, descarados intocables apoyados por fanáticos, aprovechados gángsters de la economía y medios que los venden como héroes, siendo verdaderos asesinos del futuro. Es justamente adoptar, en parte, y lo mejor que se pueda, la forma de vida comercial que reinaba en el mundo cuando todo este teatro de la muerte se montó: La economía familiar y micro empresarial. 



Por experiencia sé que es una forma rudimentaria, austera y pobre, en comparación con el fluyente y líquido sistema de vida que teníamos, antes de que todo el mundo se quedara sin trabajo, el resto con el sueldo embargado, y los que sobreviven cobrando la mitad de lo que nos les alcanza. Sin embargo el auto sostenimiento siempre ha sido, en las peores condiciones que recuerdan nuestros abuelos, la única manera y la más efectiva de sobrevivir a la caída de este meteorito, que borró casi todo el sistema de vida que teníamos, y que se hará lo impensable para que no se nos devuelva del todo, ¿Por qué? Por que la libertad siempre ha tenido un precio muy alto que sólo ese 10% está dispuesto a soltar. Hay que seguir adelante. Si la aerografía sobrevivió a la gran depresión de 1930, las dos Guerras Mundiales y demás calamidades… ¿Por qué no sobreviviría a todo esto, teniendo a la tecnología de su parte? No temáis aerografistas del mundo, no soltéis vuestros aerógrafos sin luchar, yo se los voy explicar, paso a paso.


Primera parte.
Neo-Génesis.
Bienvenidos al verdadero siglo XXI


Más nos valdrá aprender y saber hacer de todo.


Tal cómo la época de nuestros abuelos, pero sin ser tan prehistóricos, hoy día contamos con múltiples herramientas tecnológicas que nos ayudan a expandir nuestro oficio aerográfico, el pequeño detalle es que lo tenemos que hacer todo solos, tal cual como nuestras abuelas hicieron con nuestros padres y sus hermanitos pequeños para salir adelante, ya que no tenemos dinero para poner a los demás a trabajar por nosotros, y de verdad que no creo que en estos tiempos nos vayan a hacer favores de gratis. Eso significa, que para que un aerografista profesional sobreviva a la cruda realidad que he descrito e ilustrado en mi blog, debe armarse de una gran fortaleza espiritual, madurez acompañada por un buen psico terapéuta y una talentosa genialidad digna de aplaudir su madurez emocional y brillante inteligencia. 


Aunque pareciera que ya estoy dictando la muerte laboral de muchos colegas, lo que quiero decir es que el aerografista tiene que aceptar el hecho de que debe ser polifacético, plástico y abrirse a complementarse con todos los artilugios que abran sus vías de comunicación más allá de su entorno, y le garanticen fortalecer su imagen como profesional del aerógrafo para tener más clientes, es decir, aprender y trabajar más duro por si mismo, nutrirse de recursos tecnológicos que le acorten las distancias y mejoren su comunicación, y se dé cuenta si es bueno o no, y a la vez ser un eterno estudiante que aprende y aprende cosas nuevas que mejoren su imagen y negocio, pero ¿Aprender qué? Pues ahora voy con eso, que parece complicado, y les aseguro que lo es, porque el factor que más presiona hoy en día sobre el artista del aerógrafo, además del factor económico, es sin duda alguna, el tiempo, porque cuesta mucho y vale poco.



En el próximo capítulo podrán analizar ¿Cómo podemos salir de esto?, lo que les adelanto es que  realmente como no hay nada que ya no se haya inventado, no hay recetas, fórmulas secretas y varitas mágicas. El secreto  a voces es algo que muchos se acostumbraron a evadir, pero como en los grandes orígenes de quienes comenzaron desde cero, solo hay una manera de salir adelante:

TRABAJANDO!!!!


Pero, no como antes.
Trabajando para ti, con tus propias manos, con tu propia creatividad, con tu propia inteligencia, con tus ganas de cambiar sin mirar atrás, con tus propias cuentas.




Ni un paso atrás, ya el mal está hecho, y no lo podrás cambiar, pero quedas tú, tu aerógrafo y todo lo que tienes por delante, ¿Hay algo más importante ahora?



La convicción, la tenacidad, la constancia, la paciencia, la búsqueda, la insistencia.


La voluntad, la inconformidad, la valentía, la fuerza


Y sobre todo… Creer y tener fe en ti mismo.
¿No la tienes?
 ¿No sabes que es la seguridad en ti mismo?
Pues entonces lo siento.
No soy Dios para hacerte los milagros.
La aerografía es cosa de talentosos y aguerridos
que se lo toman muy en serio
Nunca fue un juego de niños.
No es para los que tienen tiempo de quejarse.


Tenemos mucho trabajo por delante.


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...