sábado, 1 de diciembre de 2012

Historia del Pin Up

Historia del Pin Up

video



Compilada por 
José L. Parada C.
Director Fundador
Action Art Europe
Escuela de Aerografía
WWW.ACTIONART.ES


Primera Parte
1890 - 1910
Esa no era la intención


En principio, el concepto Pin Up, está relacionado directamente a la fotografía y a la ilustración, no a la pintura, de la que existen justificantes establecidos dentro la clásica, aunque desde hacía siglos, la representación plástica era lejana a la realidad del modelo que posaba, que dicho sea de paso, aquel empleo siempre ha estado vinculado a personas de dudosa moralidad. Sin embargo, la misión del pintor era transgredir esa  realidad, por más burda o urbana que fuese, representando el cuerpo espiritualizado en su más inconmensurable poder extra terrenal, separándolo de  su inconclusa complementación mística del alma con Dios, y la corta y efímera circunstancia temporal de la vigorosa juventud.


En eso se basaba una de las vertientes de la pintura clásica, el mundo, la vida y cuerpo perfecto, libre de dolor, enfermedad, vejez, pobreza, trabajos, guerras y muerte. 


Algo así se fue colando en el mundo de la ilustración, hasta que el concepto de diosa mitológica se fue sincerando más a la idea pagana del sexo, y el exhibicionismo crudo y burdo, pero calma, no todo fue tan deprisa.





Básicamente, el Pin up es igualmente, una representación bastante sugerente, exclusivamente femenina y directamente hacia la cámara o el espectador, principalmente  heterosexual, y activamente masculino.
Llamando la atención de un público libre de comportamientos sexuales como han sido siempre los hombres, en todos sus gustos y tendencias libertinas, ajenas o no del escarnio público. 


Matahari, fue una figura controversial, tanto por su
estilo de vida, como por su "artística imagen fotográfica"
muy popular y comercial, nacían las primeras
Pin Up. 

Creó un producto de consumo masivo que poco a poco se diversificó de múltiples formas.  Fue “el Cartelismo”, en la época de la Francia de finales del siglo XIX, la que levantó las faldas y vendió el primer concepto Pin up de la mujer objeto. El sexo como show en vivo se expandió por la Europa de Darwin, y legitimó la exhibición sexual como actividad social, tanto como la propia prostitución, que ya tenía siglos de renombrada actividad. 


Pero en la ultra conservadora Inglaterra, y su hermana, la no menos conservadora Norteamérica, las cosas fueron muy, pero que muy distintas.


Por otro lado, el término Pin, podría significar algo así como “colgar”, aunque hoy se utiliza para designar las claves secretas para el uso de las tarjetas de crédito.  Pin o “pinchar” y el up, que en inglés significa algo así como “levantar, elevar, o arriba”, concluye que el término se refiere a la foto de una chica que va colgada en la pared. El producto que más éxito obtuvo fue la venta de calendarios por contener estas sugerentes fotos, los anuncios de revistas y las portadas de películas. Sin embargo, es extraño pensar cómo en épocas anteriores a la Segunda Guerra Mundial, fuesen permitidas dichas imágenes, pero justamente, la razón fue obvia, pero lo explicaremos cuando lleguemos a 1940.




No hace falta estudiar mucho para saber que a finales del siglo XIX, y antes de la Primera Guerra Mundial, la sociedad más moderna que se conocía, los comportamientos sexuales se regían estrictamente por los cánones de la moral y el control educativo de la época.



El sexo era totalmente reprimido y censurado, ya con la llegada de la teoría evolucionista de  Darwin, entre otros, esos bloqueos comenzaban a desplomarse por la presión que el mundo tuvo con la llegada de las máquinas, los cambios culturales de Europa y las colonias, y de quienes llevaban tiempo esperando hacer lo que les daba la gana. No obstante, que una mujer subiera su falda hasta la rodilla era considerado un verdadero escándalo.


Sandra Bernardt. Una de la primeras grandes Divas
de la época, significó un cambio en la
forma de comercializar las celebridades.
Indiscutiblemente, la publicidad fotográfica iniciaba
su proceso evolutivo.

Bajo este resquebradizo y movedizo canon moral por el control, surgió el “Arte Burlesque”, digamos que justificando los cánones de la moda, se comenzaban a dibujar bellas mujeres que discretamente, se saltaban los tabúes de dicha época, ya que dichas ilustraciones eran consideradas un tipo de arte, pero la semilla estaba sembrada, el mundo de la moda encontró lo mismo que el arte clásico llevaba siglos exhibiendo, un mundo libre de dioses y poderes, aquí eran cuerpos que se quitaban la ropa.



Polaire, famosa modelo de moda, figuró de inmediato
en los primeros medios comerciales por sus extraños
y peculiares dotes, el arte del Pin Up sembraba
sus semillas de la fotografía de moda.

Es importante conocer a algunos de los ilustradores de este tipo de representaciones, aunque parezca extraño, fue el público femenino quien se abocó a estos productos, bien sea por encontrar una manera de liberarse de los condicionamientos de la cultura machista, en la que las mujeres podían, por lo menos decidir que vestido le compraba su marido, y poder imaginarse cómo serían sus vidas si podrían ser tan libres como aquellas mujeres dibujadas en trajes de baño tomando el sol.




Uno de estos artistas fue  Charles Dana Gibson.  Este artista fue colaborador, y después Director de la famosa revista Life. Las muñecas Gibson rápidamente fueron muy comerciales  y liberó el primer arquetipo de la belleza estado unidense. En la ya desaparecida época victoriana, la influencia de los ilustradores podía tener tanto poder mediático como lo tuvo la televisión en el siglo XX y actualmente el Internet.



Gibson fue pionero en el arte del dibujo publicitario, el famoso
dibujante de los años 40´s y 50´s
Andrew Loomis posee inconfundible influencia de
este artista del pre Pin Up.




El estereotipo de esta muñeca era la típica mujer “venusiana”, pechos prominentes, cintura estrecha y caderas anchas, alegre, independiente, destellando un tono de picardía revestida en los ajuares típicos de la moda y el recato. Un destello que tarde que temprano se soltaría. El propio Gibson comentaba de la necesidad de mostrar una mujer valiente y con los pies en la tierra.





Próxima entrega:
1910- 1920.
Comenzaban los cambios


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...