viernes, 7 de junio de 2013

HISTORIA DEL PIN UP

HISTORIA DEL PIN UP

Compilada y redactada por 
José L. Parada C.
Director Fundador
Action Art Europe
Escuela de Aerografía
Bellas Artes

WWW.ACTIONART.ES
Barcelona  España
93 4107422



1950





Lo que hizo una…Lo hicieron todas.



Una vez pasado el límite de lo permitido, la sociedad de consumo fijo sus gustos y establecidos los parámetros, la publicidad hizo lo suyo con lo demás.


La imagen de la mujer como objeto de consumo entraría para siempre a satisfacer primeramente los placeres del buen comer, el trabajar y ganar dinero, y el premios por ser tan buenos ciudadanos, en fin, todas las necesidades del Nuevo Orden Mundial.


La sociedad Occidental, específicamente la Norteamericana, festejaba su triunfo junto a sus aliados en contra del nazismo, y pretendía recoger sus tesoros, sin embargo, La Guerra Fría iniciaba su ciclo de 50 años y mientras este nuevo orden se establecía, el mundo comenzaría a ver a las mujeres de manera distinta, aunque de momento seguían siendo objetos de deseo.




La industria del cosmético, la moda, la estética, el hogar y prácticamente todo lo que se necesitase para facilitar una forma cómoda de vida, llevaba el estandarte de que “si una mujer era capaz de hacerlo” pues no se necesitaba tener mucha inteligencia para poder realizarlo de manera automática, es tan sencillo que !Hasta una mujer podría hacerlo!.




 Por aquel entonces, el cine era el único medio “explícito” para desbordar una personalidad femenina, joven y perfecta, para sacarle dinero inmortalizándola, los medios impresos y las primera revistas de farándula harían los suyo.



  Todo el mundo quería un póster de su celebridad favorita, y todos querían ser como ese fantasma y usar y comprar lo que aquella figura estereotipada llevara. La psicosis de la identidad comenzó a dar sus frutos hasta el presente, nunca ha fallado y ha vendido lo previsto.






Para la década de los 50´s, fueron las Divas de Hollywood las que marcaron esa pauta. La manera de hablar, peinarse, vestirse andarse, provocar y exhibirse, todo estaba fríamente calculado, pero las personas que solo veían en la naciente televisión una caja mágica, creían todo lo que los controlados medios juraban, con el tiempo, todo cambió.






El Pin up  inició su expansión, más allá de los armarios y vestuarios de los soldados que ya no tenían que luchar, ni los aviones que no irían a bombardear a nadie. El Pin up se colgó de colores y rubias platinadas que todos veían “sanas” jóvenes y decorativas. Sin embargo, las ligas de la decencia todavía permanecía omnipotentes ante la demanda prematura de miles que satisfacían sus horas solitarias





  A lo largo de esta década, parecía que aquella actividad era exclusiva del mundo del espectáculo, y que la publicidad “bien guiada” hacía posible que la belleza “blanca” de la mujer marcara la pauta de los consumidores. La pin up dejaba de ser una ilustración tonta, ahora la fotografía alcanzaba esa otra realidad hasta las habitaciones adolescentes, y la no tanto, que ya no les convencía tanto un dibujo, la foto era más real.






 Aquellas jóvenes hambrientas de fama y fortuna, no debían dejarse guiar mucho por la moral y las buenas costumbres, si deseaban alcanzar un papel en Hollywood,  solo por su cara bonita y su cuerpo escultural. Haría falta algo más que eso y saber que la complacencia no se quedaría solo en las fotos, si era fama lo que ambicionaban alcanzar.




El estereotipo femenino de la mujer fatal, comenzaría a transformarse, siempre y cuando, se le permitiera provocar y escandalizar controladamente. Sin embargo, eso del control estuvo lejos de contenerse, ya que al estar limitado por el uso de la publicidad, inmediatamente se creó un comercio paralelo, ilegal y explícito, que quedando en manos de la famosa revista Playboy, comenzaría a marcar una delgada línea roja, entre la Pin up y el “erotismo gráfico” madre la pornografía, y digo madre, porque padres tuvo muchos.




La coquetería sería una de las mayores diferencias entre el sexo salvaje y las ganas de ser simpática abriendo la puerta de un dulce cortejo. A las modelos Pin ups se les pedía primero eso: que se mostraran simpáticas. Era como una receta infalible para agradar a la colectividad. El Pin up de los 50 fue la génesis del la publicidad subliminal, por el simple hecho de expresar un sexual deseo escondido tras el producto anunciado, y con eso se hicieron muchos millones.





Otras de las características de las Pin ups de este período venía marcado por una influencia latina bastante interesante.  La post guerra, trajo consigo un puritanismo depurativo del fanatismo Yanke o ideología hipócrita americana. Esta represiones culturales dieron como consecuencia: Conductas desatadas, que rompieron los límites y las fronteras, pero que serían sin lugar a dudas, la llave de transformación de la sexualidad, y estamos hablando de los shows sexuales.




Fuera de sociedad armario americana, era cuestión de darle un beso a la esposa, acostar a los niños, coger un avión y mandar todo al carajo.



Lejos de las costas del estado de la Florida, poco menos al sur, justo abajo del Golfo de México está Cuba. Esta aparente colonia americana, controlada y perdida por varios regímenes militares, y donde la democracia jamás puso un pie en toda su historia, bien tenía en ese entonces una bien clara definición del entretenimiento para lo cual siempre había tenido libertad,  y para la cual la mujer estaba manda a hacer.



Uno de los principales atractivos del entretenimiento para adultos, eran los casino y los cabarets, estos desatados lugares, eran un refugio del pecado ante una Europa donde no había que comer, y una Norte América obligada a llegar virgen al matrimonio. Las Américas fueron en aquel entonces, los paraísos del capitalismo, y Cuba, la fuente de todos los placeres.



En nuestro próximo capítulo, nos adentraremos en aquellas historias de espectáculos caribeños afro cubanos, aquellas extrañas y primitivas danzas sexuales, y la música que sobrevivió a la revolución castrense. Antes de la llegada de los comunistas a las Américas, existió un oficio sexual que le dío mucha pólvora al Pin up y que no nos vamos a perder por nada.



En el próximo capítulo, la Historia del Pin up tendrá otro capítulo especial
Para conocer algo de

 la Historia del

VEDETISMO.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...