miércoles, 2 de julio de 2014

DRU BLAIR EXPERIENCE

DRU BLAIR


MÁS ALLÁ DEL DETALLE


Redactada por José L. Parada. C
Director Fundador
Action Art Europe
Escuela de Aerografía
Bellas Artes




Tener la oportunidad de acercarse a una celebridad vinculada al mundo de la ilustración es siempre una experiencia inquietante, la fama y la popularidad siguen nublando todo un mediatismo alrededor de alguien con habilidades artísticas “excepcionales”, que lo hacen destacar por su talentosa habilidad y reconocimiento internacional en Europa y Los Estados Unidos. En el caso del famoso artista norteamericano:  Dru Blair, podemos
 decir que todos sus meritos y reconocimientos muy bien otorgados a su técnica no son más grandes que su humanidad, sinceridad y apertura a la comunicación y la instrucción de su técnica a todas las personas que hemos tenido la oportunidad de aprenderla durante sus workshops. Por eso y por ganarse mucho nuestro afecto dedicaremos un capítulo de nuestro blog a él y a su extraordinaria técnica.
 
 Originario de Newbern, North Carolina (U.S.A) y con 54 años muy activos, su larga carrera académica y su experiencia en el mundo de la ilustración es el típico caso de quien persevera, analiza, experimenta, descubre y desarrolla fielmente su manera de ilustrar, y el tiempo convierte dicho estilo realista en un talentoso ícono para el aprendizaje de generaciones que necesitan conocer la innovación y aprender de ella hasta alcanzar el hiperrealismo que durante este período histórico en el mundo de arte resurge para rescatar la dignidad de los académicos y realistas, que habían estado opacados los últimos 20 años por la perniciosa burbuja artística contemporánea.


Vinculado a la ilustración comercial y lógicamente a la aerografía, Dru se convirtió entre 1988 y 1995 en uno de los mayores representantes del “foto realismo” (Tema explicado  en nuestro blog en meses anteriores) y que despertaron un interés masivo que le ganó un destacado posicionamiento en los Estados Unidos.

 Este interés lo llevó en 1997 a abrir su escuela y a renovarla en 2013. Ya en 2009 su proyecto expansivo de llevar su técnica lo proyectó hacia  Europa (Alemania, Noruega, Italia, Reino Unido, Dinamarca, Holanda y España) y desde 2011 sus giras por estos países le han ganado admiración y afecto por sus alumnos que cada año esperan ansiosos la oportunidad de poder hacer otro curso con él.
 
Durante su estadía en el pasado Junio tuvimos la oportunidad de conocer y aprender mucho durante su fabulosa gira por Europa y su estadía en Valencia, España.
 
Aerografía realizada por José L. Parada C. Director de Action Art Europe
durante el curso de retrato Avanzado dictado por el Hiperrealista Dru Blair durante su gira por España.

El Famoso Artista del Hiperrealismo Dru Blair junto al participante del curso José L. Parada
Artista y Director de Action Art Europe durante un descanso en su curso de retrato avanzado

Al Artista Dru Blair junto a Sylvia Obregón y su esposo José L. Parada en un descanso del curso.

La forma que aprendimos de su propia en mano durante su curso, es la aplicación de la aerografía conocida como “sustracción”. Esta forma de hacer aerografía un poco “al estilo americano”, copia fielmente todo el contorno de la referencia de la fotografía sobre el soporte especial para la técnica y aplicando los oscuros, se borra o raspa con la hojilla y se colocan adecuada y correctamente los tonos trasparentes y así sucesivamente hasta alcanzar el resultado deseado.
 
La forma popular de hacer aerografía en Hispano América  es por “adición”, se refiere a colocar bases pastel o grises en los soportes, sobre los cuales “se suman” tonos trasparentes y luego los tonos oscuros forman los volúmenes, a los que finalmente se les aplican (suman) técnicas mixtas hasta alcanzar el resultado deseado, esto lógicamente en el caso del realismo.
 
 

Dru aplica la técnica de sustracción. El soporte es blanco, aplica el oscuro, los borra y con el correcto y preciso ajuste de los tonos transparentes y el borrado y raspado adecuados logra el resultado deseado que podemos alcanzar y que logramos por su propia instrucción, constante, atenta y profesional.

 Una de las normas de la técnica Dru Blair, es el respeto y conocimiento de la “Teoría del color”, dicha teoría conocida por académicos o estudiosos de la pintura y demás técnicas pictóricas en el mundo, reza que la aparición de los tonos secundarios (naranja, verde, violeta) surge de la superposición de los primarios (amarillo, azúl, rojo), y los terciarios de los secundarios (Rojo violeta, azul violeta, verde azulado, azul verdoso).
 
Dicha manipulación del color químico apoyada por el sepia, y otros tonos preparados, donde el blanco contribuye a la base en algunos casos o a matizar tonos rosas, controlan habilidosamente tonos como el terracota, los grises y las sombras marrones, entre otros.

Dicha teoría del color es apoyada por una química del color que el propio producto que usa le permite hacer, a diferencia de la forma de trabajar el color que se tiene en aerografía utilizando múltiples colores de los más variados y hermosos tonos preparados, que pueden o no mezclarse según los efectos o reacciones, refiriéndome a los fluorescentes, metalizados o perlados respectivamente.

El orden y uso correcto del lápiz borrador, el borrador eléctrico o la hojilla de cortar (Cúter en unos países y exacto en otros, y bisturí en otros) “sustraen” los tonos basados estrictamente en la observación de la propia fotografía o referencia mientras se trabaja sobre el soporte especial para este fin y sobre el que los tonos trasparentes sucesivos son borrados de nuevo, formando una constante hasta que finalmente el objetivo deseado se alcanza.

El hecho de necesitar un soporte específico y unos colores especiales para aprender su técnica, los recursos no limitan la experimentación que caracteriza la curiosidad de los aerografístas en encontrar similares alternativas que le sirvan para que los efectos foto realistas ayuden a cambiar las maneras de pintar que cada quien quiera innovar en su taller o trabajos personales o para particulares.
 
Más que un estilo, la técnica de Dru Blair es un foto realismo realmente “fácil”, pero lo que no se puede negar es que es muy arduo, minucioso y en el que se requiere de un análisis visual del proceso muy pensado y dedicado.

La paciencia y la observación son muy importantes para descubrir esos brillos y detalles que fácilmente el propio Dru explica abiertamente en cada curso, paso a paso, color por color y detalle a detalle.

Como participante en su curso de retrato avanzado, puedo decir que su instrucción directa “abre los ojos” a entender que los detalles los vemos, solo nos falta saber cómo sacarlos, más que pintarlos, y que su contribución académica haga que la aerografía siga su camino evolutivo a generaciones posteriores que lo ven como un ejemplo viable y confiable.







Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...