sábado, 1 de septiembre de 2018

HISTORIA DE LA ILUSTRACIÓN FANTÁSTICA 13


Historia de la Ilustración Fantástica 13.



Compilada y redactada
Por José L. Parada C.
Director Action Art Europe
Escuela de Bellas Artes
Aerografía Profesional
WWW.ACTIONART.ES
WWW.JLPARADA.COM



Capítulo 13



Los Artistas.

GUERRINO  BOATTO



EL HONOR DE SER PIONERO




En la década de los años 80´S del pasado siglo, cuando la Revolución Tecnológica desataba su poder sin nada que se lo impidiera, y no había razón para ello, llevaba la energía nuclear, el láser, el magnetismo y las aleaciones a sembrar el mundo que vendría años más tarde, es decir un mundo digital y virtual que ns afecta y del que disfrutamos.



En aquellos años, la aerografía vivió su “Belle Epoque”, una etapa única e irrepetible, ya que los medios digitales no habían llegado y casi todo lo comercialmente lucrativo pasaba por las manos de aquellos ilustradores privilegiados que sabían usar un aerógrafo, y evidentemente muchos hubo, pero famosos muy pocos.
Dentro de todo lo que pasó por las imprentas del mundo, la aerografía deslumbró a los medios por estar justamente encabezando “ las nuevas tecnologías de ilustrar a mano”, dentro de aquellos pioneros del realismo fantástico, que logró acariciar la vista de muchos productos comerciales se encontró un famoso Artista italiano que sin saberlo marcaría un antes y un después en la historia del aerógrafo, y que sin duda daría un paso hacia adelante para todos los que continuamos nuestros caminos, ahora sin él: Guerrino Boatto, un pionero.


 Guerrino Boatto nació el 5 de Marzo de 1945 en una región llamada Codroipo, en la Provincia de Udine, en la región Friule en Venecia, Italia.


Boatto nació en Codroipo, Udine, Italia, hijo de un ingeniero ferroviario. En 1949 su familia se mudó a Venecia, donde estudió arte en la Escuela de Arte de Venecia (Liceo Artistico Statale "Michelangelo Guggenheim") hasta 1969 y diseño industrial en la Universidad de Venecia IUAV hasta 1971. Su tío, Louis Bosa (el hermano mayor de su madre), él mismo un artista que se exhibió en el Museo Metropolitano de Arte de Nueva York y el Museo Whitney de Arte Estadounidense - Nueva York, entre otros, alentó a su familia a permitir que Boatto carrera en pintura.



Boatto comenzó su carrera como director de arte con una empresa de publicidad, pero poco después se fue a Estados Unidos, donde fue a San Francisco para asistir a la Academia de Arte de la universidad. Después de la graduación él rechazó un puesto de profesor a favor de regresar a Venecia y comenzar una nueva carrera como pintor. Inicialmente proporcionó arte para carteles publicitarios y fue cuando su carrera se catapultó, aunque existían limitaciones relacionadas con los propios medios de hacer llegar su imagen al mundo, porque todo seguía atado a los impresos, no sería hasta mediados los años 90´S cuando la imagen de Boatto llegaría hasta el Japón


  
Durante su carrera como ilustrador, creó obras de arte para varias compañías, incluyendo Barilla, Coca-Cola, Fiat, Ford, IBM, Levi, Volkswagen, Zanussi, Lamborghini, Mercedes-Benz, Nestlé, Pirelli, Sony y Swatch.


Guerrino Boatto está representado por Hilary Bradford y Ass. En Italia,  Margarethe Hubauer en Alemania  y la sede de ICO HQ Publishing House (Japón) en Japón. No se podría decir que como otros ilustradores famosos, Boatto no realizó una vasta creación de imágenes, pero las producidas fueron suficientemente impresionantes, y digamos demasiado adelantadas para su época, ya que habrían de pasar 30 años para que los medios digitales igualaran el realismo conseguido por Boatto con su aerógrafo en aquellos años.


En 2000, Boatto fue galardonado con el Premio de Oro para el diseño y la ilustración en Venecia, Italia por el entonces rector de la Escuela de Arte de Venecia (Liceo Artistico Statale "Michelangelo Guggenheim"), donde se graduó en 1969.



Durante la mayor parte de su carrera, Boatto trabajó predominantemente con aerógrafo y terminando con pasteles, marcadores o tinta de aceite. Durante el transcurso de su carrera, abandonó en gran parte las obras de aerógrafo comercial en favor de las más artísticas. El trabajo de ilustración de Boatto generalmente se considera de estilo hiperrealista. Sin embargo, la inseparable sensación esfumada de su estilo perfumó una influencia ensoñada, pulcra y un tanto surrealista, contrastando las atmósferas alrededor de objetos duros, inanimados y compactos, haciendo creer la ilusión de que dichos objetos “posaban” para la foto, es decir que los objetos tuviesen vida y personalidad.



En 2009, el trabajo de Boatto apareció en la portada de Aero Art Action Magazine, siendo reconocido mundialmente como pionero de la aerografía comercial.


Debido a su delicado estado de salud y a pesar de sus recaídas continuó trabajando en Venecia, aunque una enfermedad progresiva ralentizó su actividad desde 1998. Murió el 22 de abril de 2018, mientras recibía tratamiento en el hospital de Venecia, asistido por su hijo adoptivo.



El mundo de la aerografía perdió un gran Maestro pero ganó una Leyenda.



No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...