miércoles, 2 de agosto de 2017

HISTORIA DE LA ILUSTRACIÓN FANTASTICA 5



Historia de la Ilustración Fantástica 5


Compilada y redactada
Por José L. Parada C.
Director Action Art Europe
Escuela de Bellas Artes
Aerografía Profesional
WWW.ACTIONART.ES
WWW.JLPARADA.COM



Capítulo 5


Los Artistas.


FRANK FRAZETTA

  
Cuando la fama se alcanza por mérito, trabajo, constancia y esfuerzo, antes de que los medios y las redes hicieran más sencilla la manera en que los artistas de lo fantástico pudieran darse a conocer, sin tantas rigurosidades o el imperativo orden de una editorial, ese objetivo no era nada fácil. Sin embargo, cuando esa oportunidad llega, se mantiene, aporta,  deja su legado y huella en todos los estilos de artistas posteriores en los medios impresos, entonces si podemos dejar claro que esa fama, incluso post morten es merecida, admirada e indiscutible. Ese caso fue Frank Frazetta.




Hijo de una familia italiana emigrante, nació en Brooklyn, Nueva York, 9 de febrero de 1928. A veces cuando los niños por extrañas actitudes parecieran tener conocimientos aprendidos, sin llegar a la escuela y lo demuestran sin ninguna inhibición, y si dicho talento no interrumpe las estipulaciones de la cultura, sino más bien la fortalecen, los padres por descontado deberían tener la conciencia de apoyar, ayudar y mantener en lo posible ese talento en desarrollo, para que el niño continúe evolucionando y madurando, para luego ganar independencia y capacidad de decisiones acertadas.




 En el caso de Frazetta eso ocurrió. Frazetta fue un pintor desde niño,  su habilidad para el dibujo nunca encontró obstáculos para auto descubrirse como dibujante habilidoso, y casi inmediatamente no perdió tiempo en estudiar y alimentar su vocación por la ilustración y la pintura. A la edad de ocho años, ante la insistencia de sus profesores, sus padres lo matricularon en la Brooklyn Academy of Fine Arts, a la que acudió durante ocho años. Su talento era tal que su profesor, Michael Falanga, quiso llevárselo a Europa para que prosiguiera sus estudios. Sin embargo Falanga murió en 1944, por lo que su plan nunca se llevó a cabo.




Publicó sus primeras historias en comic-books (The Snowman) en 1944 a la temprana edad de 16 años. Más tarde hizo series para DC Comics ("The Shining Knight" en Adventure Comics), ME ("White Indian" en Durango Kid), las cubiertas ahora clásicas de Buck Rogers y también trabajó con Dan Barry en la serie Flash Gordon.




 Los primero veinte años de su proceso artístico lo mantuvo trabajando en los medios publicitarios, las publicaciones y la industria del comics. Nunca hubo impedimento para recibir el reconocimiento laboral o críticas favorables por su manera de trabajar, pasaría más tiempo para alcanzar la seguridad económica que tanto trabajo suponía. Su pasión por el béisbol casi le hace abandonar su carrera, pero tras reconocer que no sería una estrella de aquel deporte, cogió sus materiales y regresó a los caballetes.





Durante la década de los años 50´s fueron muy duros, según él, y vivió con lo necesario, siempre acompañado por la que sería su esposa y estableciéndose lo mejor que pudo, sin embargo esa perseverancia le ganó el afianzamiento de un estilo muy particular que no tardaría en consolidarlo.
En 1964 conjuntamente a su labor artística, Frazetta tuvo vocación por el derecho, al que estudió avanzadamente sin concluirlo, incluso ilustró libros documentales para la Biblioteca Burroughs donde estudió. 




A mediados de los años 60 tuvo que empezar de nuevo al encontrar la manera de crear sus propias historias y personajes, logrando entre 1965 y 1973, con Warren Publishing, otra explosión creativa que ha dejado una amplia huella en muchos de los ilustradores de Ciencia ficción actuales (Jeff Jones, Berni Wrightson, Michael Whelan, Don Maitz, Boris Vallejo, etc.) quienes fueron llevados, inspirados o instruidos en pintar en este estilo "Frazetta" tan nuevo y dinámico. Trabajó de cartelista en las películas ¿Qué tal, Pussycat?, Tras la pista del zorro, El baile de los vampiros y Ruta suicida, entre otras.






Dado este paso importante Frazetta comenzó a colocarse en un mercado selectivo más que popular, eso le ofreció la libertad de plantear proyectos interesantes para sus fans, sin dejar de producir cubiertas de libros, novelas e historietas.
A partir de los 70´s se reconoce a Frazetta por su estilo “estático”, haciendo un énfasis extraordinario en lo épico, escenas salvajes, heroicidad y la lucha. El monstruo y la barbarie lo identifican indiscutiblemente.





Las atmósferas hablan directamente al espectador, trabajos de horas de por si entretenidas que sus fans apreciaban tener. Amante de la música variada, se acostumbró mucho a no dejar que el silencio le rodeara, de carácter nervioso la música le hacía trabajar rápido sin perder los estribos.
En los años 80´s entrando en su madurez Frazetta consolidó su fama mundial al entrar en la gran pantalla. Un largo metraje producido por Ralph Bakshi: “Hielo y Fuego” de 1981, su proyecto del cine comics fue un éxito y convertido en un clásico.




A partir de entonces se dedicó por completo a su carrera y sus instrucciones maestras a alumnos en muchos talleres en Los Estados Unidos, formando parte de los grandes ilustradores del Arte Fantástico y Ciencia Ficción.
Frank Frazetta murió el 10 de mayo de 2010, a la edad de 82 años, víctima de un derrame cerebral.





Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...