domingo, 4 de noviembre de 2018

HISTORIA DE LA ILUSTRACIÓN FANTÁSTICA 14


Historia de la Ilustración Fantástica 14.



Compilada y redactada
Por José L. Parada C.
Director Action Art Europe
Escuela de Bellas Artes
Aerografía Profesional
WWW.ACTIONART.ES
WWW.JLPARADA.COM


Capítulo 14



Los Artistas.


ALAN LEE



EL SEÑOR DEL ANILLO



La ilustración fantástica tiene algo a su favor, que puede marcar época, crear un icono en el inconsciente colectivo y si el público lo compra o lo acepta, si implantación cultural puede sobre pasar los límites de las ventas por sí sola, solo le hace falta dos cosas: el apoyo masivo de los medios o la aceptación popular. En el caso de Alan Lee, la segunda rebasó con creces a la primera por haber logrado ilustrar uno de los proyectos artístico más complicados de representar: la Obra de J. R. Tolkien.

Alan Lee nació el 20 de agosto de 1947. Es un importante ilustrador británico de libros y películas conocido sobre todo por sus ilustraciones de diferentes ediciones de El Señor de los Anillos, en particular, la edición del centenario de la editorial Harper Collins.



También ha ilustrado varios otros libros de fantasía como Hadas (Faeries) con Brian Froud. Ganó el premio Kate Greenaway Medal como mejor ilustrador en 1993 por su trabajo en Black Ships Before Troy.



Lee estudió diseño y artes gráficas en Londres. En los años 1970 se casó con Marja Lee Kruÿt, otra ilustradora. El estilo de Lee es un clásico romántico predominando sus obras en acuarelas. Actualmente vive y trabaja en Devon y sus hijos Owen y Virginia también son artistas.


Lo más destacado en el trabajo de Alan Lee es haber podido crear una iconografía verás y casi objetiva del trabajo de J. R. Tolkien, y además de poder darle poder, magia y poesía ilustrada al usar la acuarela, que parece un poco débil frente al colorido del óleo o el acrílico, pero que justamente desafiando la posición comercial de estas, logró darle un toque surrealista que tuvo aceptación inmediata, y transportar al público casi con exactitud lo que ponían las letras, dando la impresión de que el escritor y el artista hubiesen trabajado juntos.


Lee y John Howe fueron los artistas principales en el diseño de la trilogía de películas sobre El Señor de los Anillos dirigida por Peter Jackson. Diseñó varios de los escenarios principales incluyendo objetos y armas para los actores. Tuvo un breve cameo como uno de los nueve nazgûl en una escena del comienzo de la trilogía. Es ganador del premio Óscar al mejor diseño artístico por estas películas. En 2005 publicó The Lord of the Rings Sketchbook (publicado en español como El Señor de los Anillos. Cuaderno de bocetos), libro en el que se muestra parte de su trabajo para la trilogía en bocetos e ilustraciones a color. Cuando Jackson volvió a la Tierra Media para adaptar también El hobbit en otras tres películas, volvió a contar con Lee en el diseño artístico, formando equipo, una vez más, con John Howe como diseñador conceptual del mundo de Tolkien.


Además de trabajar en el diseño de las películas de Peter Jackson. EL famoso Director de cine no dudó en trabajar junto al artista porque sus imágenes ya habían establecido un precedente en miles de lectores, y solo había que obedecer a cabalidad el mundo que Alan Lee ya había ilustrado, para lograr que el público que conocía fielmente la literatura Tolkiana se emocionara mucho más al ver la historia ilustrada llevada a la gran pantalla. Lee también ha colaborado en otras películas como Legend, Erik el Vikingo y la serie de televisión Merlín. Su última colaboración importante hasta la fecha ha sido el diseño de producción de la película King Kong, también de Peter Jackson, presentada en 2005.



Cuando Alan Lee comenzó su vida artística ya tenía 17 años, cuando un amigo le habló sobre Tolkien y comenzó a sumergirse en su literatura, atrapándolo inmediatamente, sintiendo la necesidad de ver en la vida real aquellos mundos tan increíbles y aquellas aventuras tan intensas.

 
Lee dejó su curso de arte y diseño, "desencantado", después de un año. Ahora, él piensa que era demasiado joven para apreciar los métodos a veces externos de sus tutores. Pasar por los rigurosos procesos en la escuela de Diseño era alejarse del arte y acercarse más a lo funcional, por lo que tuvo que escoger lo que más lo confortaba.


Lee se tomó un año para trabajar como jardinero de cementerios, un trabajo que unió la naturaleza y la civilización en la forma en que lo había hecho su infancia en Uxbridge, y también más tarde contribuyó a su trabajo en la Tierra Media. "Caminar por las puertas del cementerio fue como entrar en un mundo diferente", recuerda. "Era un portal a un extraño reino de tumbas y árboles demasiado crecidos".


Mientras trabajaba en el turno del cementerio, toda la facultad de Ealing College se había ido y había sido reemplazada, y cuando regresó para terminar su curso encontró una atmósfera mucho más seria, cargada de diseño gráfico y publicidad. Pero leer El señor de los anillos había reavivado su amor de la infancia por el folclore y el mito. "Mientras todos los demás estaban trabajando en campañas para Volvo, cosas como esas, yo estaba tranquilamente sentado allí, ilustrando antiguos cuentos populares irlandeses". Cumpliendo sus obligaciones técnicas inmediatamente puso su atención en los medios editoriales abandonando la idea de trabajar para la publicidad y las marcas.



Lee también creó una serie de libros ilustrados sobre fantasía, que llamaron la atención de Jane Johnson, editora de Allen & Unwin y responsable de la lista de Tolkien. Ella mostró su trabajo a Christopher Tolkien, quien estuvo de acuerdo en que Lee era la opción perfecta para ilustrar una lujosa edición de El Señor de los Anillos, que se lanzará en 1992 para conmemorar el centenario del nacimiento de Tolkien.



Si eso hubiera sorprendido al adolescente Lee, lo que vino a continuación le habría volado la mente. Lee acababa de mudarse al borde de Dartmoor cuando fue contactado por el Director, quien estaba a punto de adaptar The Lord of the Rings para la película y quería que Lee se uniera a bordo para ayudar a crear el aspecto de la Tierra Media. ¿Sería libre de ir a Nueva Zelanda por seis meses?



"Eso se convirtió en seis años", se ríe Lee. “Viví allá afuera mientras se hacían las tres películas. Probablemente fui el último miembro del equipo que se fue allí, haciendo el trabajo de arte promocional final "


Nueva Zelanda fue otra puerta de entrada que ha frecuentado su vida. "Tiene un verdadero otro mundo", dice. "Perfecto para la Tierra Media: una mezcla de paisajes alpinos, paisajes volcánicos, brezales y rocas".After returning to Devon, Lee illustrated the first of Christopher Tolkien’s edited books based on his father’s early work, which became The Children of Húrin, published to great acclaim in 2007.



Sin embargo, Lee apenas tuvo tiempo de recuperar el aliento antes de que el director Guillermo del Toro llamara, buscando su ayuda en el mundo de El Hobbit. (Más tarde, Del Toro entregaría el proyecto a Jackson). "Querían que regresara a Nueva Zelanda durante seis meses", dice Lee. "Nadie en ese momento mencionó que iba a ser una trilogía, sin embargo, terminé quedándome por otros seis años".



Sin más películas en el horizonte, Lee está feliz de estar de vuelta en su estudio en Dartmoor, donde trabaja predominantemente en acuarelas y experimenta con técnicas digitales que aprendió en Nueva Zelanda. Acaba de hacer una gira bastante agotadora por el Reino Unido para promocionar The Fall of Gondolin, visitando dos ciudades al día para charlas y fichajes.



Se alegrará de regresar a Devon, otra de esas puertas, desde donde mira desde su granero convertido al paisaje salvaje de Dartmoor. Tiene otro libro en el que trabajar: un cuaderno de bocetos de Hobbit que presenta su trabajo tanto en películas como en libros.


"Tengo que admitir", dice, "Estoy más feliz cuando estoy sentado en mi estudio con un pincel en la mano".




No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...